Follow by Email

martes, 5 de abril de 2011

Mudanza


El viernes en Mundaka fue un día fantástico. Hice mudanza. Cerrado el alquiler para los próximos siete meses procedí a cargar el coche hasta las cartolas con todo lo imaginable, bicis, sabanas, toallas, platos... y con sitio en la baca para... UNA TABLA. Me llevé el longboard porque sabía que para cuando podría entrar al agua la marea llevaría subiendo por lo menos un par de horas, y como estában tirando para vivas me pareció la mejor opción. Acerté. El baño del viernes a medio día estuvo genial, sin embargo, mi "quiver" se había reducido al longboard, y eso lo pagué caro al día siguiente.
El sábado madrugué. A las siete y media de la mañana ya estaba en la atalaya mirando las olas. La marea estaba bajando y parecía que la mar de fondo era también menos que el día anterior. Se notaba que había mucha corriente. Tras media hora mirando la mar ya me iba a retirar cuando entró una serie de metro y medio perfecta que me dejó boquiabierto. "Para el agua", pensé. Cogí la única tabla que tenía, el "long", y entré. Cuando llegué al pico ya había un surfista en el agua. Las condiciones eran buenas pero... cuando fuí a coger la primera ola me dí cuenta de que no iba a ser mi día. Con la corriente en contra, además de costarme más coger las olas, estas se ahuecaban a la velocidad del rayo, y aunque me pusiera rapido de pie era práctcamente imposible que el lóng no se me incara en el take off. Menudas leches me dí. Además de sufrir lo mío contra la corriente. Se nota que no estoy en forma y eso, en una ola tan exigente como la de Mundaka, se paga. Paradójicamente las dos únicas olas decentes que cogí las baje practicamente tumbado, je, je, pero cuando conseguí ponerme de pie, no me cerraron y me permitieron disfrutar.
Dos días seguidos y una misma tabla. Como el blanco y el negro. Está claro que hay que saber elegir la tabla para cada ocasión, pero, lógicamente hay que poder elegir y sino torear con lo que se tiene.

Osasuna eta pakea.

4 comentarios:

  1. Hablo desde la ignorancia absoluta porque sólo he visto Mundaka en días épicos y huecos no aptos para longboard ni de coña. ¿Tiene momentos de tablón según la marea?
    Un saludoooo.....

    ResponderEliminar
  2. Sí, AXL. Con mareas muertas la ola no es tan hueca y puede estar funcionando todo el día si hay mar de fondo suficiente. Con mareas vivas en bajamar se suele poner muy heavy, pero con media marea ya hay mucha agua y puedes entrar con el long. Hay que pillarle el punto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Yo también he catado las corrientes infernales de Mundaka, nunca he remado tanto como hace un par de meses con mareas vivas de coeficiente 115, media y bajando. Pensaba que acababa en Izaro o en la gaviota!!! Hay que estar en forma para esa ola. Y también he tenido mi número de clavadas, y encima sin tablón!!!!!! saludos, sf.

    ResponderEliminar
  4. Surflexiones,a mi es que el invierno me pasa factura. Entro muy poco al agua y no hago otro deporte. Mi forma física se resiente y cuando entro en Mundaka lo pago. Otro año así y seguro que acabo en Izaro, agarrado a una roca y llorando como un bebe hasta que empieze a subir la marea, je, je.

    Un saludo.

    ResponderEliminar